OLEOPRECISIÓN 4.0, nuevas tecnologías para hacer más rentables y sostenibles el girasol y la colza en España

Oleoprecision 4.0 está liderado por el grupo Sovena Oilseeds, que junto con las cooperativas ACOR, Manzanilla Olive y ACOPAEX conforman el grupo operativo.

 

El girasol tiene que ganar protagonismo en los planes de cultivo de los agricultores españoles porque ofrece una rentabilidad muy interesante y es un aliado imprescindible para plantear un plan de cultivos sostenible y una rotación equilibrada y rentable.

Sin embargo, es necesario mejorar algunos aspectos del cultivo para hacerlo más atractivo y ayudar al cultivador a resolver mejor diversos aspectos a lo largo de la campaña, como:

– Genética adaptada a cada zona productora.

– Nutrición adaptada a cada tipo de suelo.

– Conocimiento del recurso suelo y su heterogeneidad.

– Aplicación de tecnologías de precisión en este tipo de cultivos.

– Creación de documentación actualizada del cultivo en cada una de las zonas región.

– Diseño de rotaciones de cultivos y adaptación del cultivo a zonas con especiales características y en suelos en desusos.

Para buscar soluciones, Sovena Oilseeds ha estado siguiendo el proceso productivo del girasol y la colza en cooperación con un grupo de agricultores y ha podido identificar una serie de hipótesis de mejora que requieren de un abordaje conjunto por todos los integrantes de la cadena, para poder validar las posibles soluciones existentes. Para ello se ha creado un grupo operativo compuesto por Sovena y las cooperativas ACOR, Manzanilla Olive y ACOPAEX, que contará con el apoyo de varios centros de investigación de diferentes puntos del país, como son el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) de Andalucía, el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL), el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX) e IDEAGRO, en Murcia. Y también colaborarán diversas empresas de suministros para el sector, como Syngenta, Yara, Alltech, Rivulis Irrigation, Bynse y Agrodrone.

– ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN
¿PORQUÉ ES NECESARIO UN PROYECTO DE INNOVACIÓN?

Según datos de la Secretaría General Técnica del MAPAMA, la superficie cultivada de oleaginosas en la campaña de comercialización 2016/2017 (795 mil ha) es inferior al 2% sobre la campaña precedente y un 6% menor a la media de las últimas cinco campañas.

Esta reducción se debe al girasol que ha disminuido un 4% sobre la campaña anterior y un 12% sobre la media, en cambio la superficie de colza se ha duplicado y el aumento interanual es del 26%.

Se estima que la producción de girasol de la campaña aumentará un 4% sobre la anterior, pero se reducirá un 22% sobre la media de las últimas cinco campañas. La producción de colza casi triplicará la media y en relación con la campaña anterior aumentará un 53% debido al incremento de los rendimientos y al aumento de la superficie aunque es poco representativa en el cómputo global de producción de oleaginosas.

El principal cultivo de oleaginosas en España sigue siendo el girasol, con un porcentaje cercano al 90%, seguido de la colza que ha cuadriplicado su superficie desde 2010.

La principal productora de oleaginosas en la campaña es Castilla y León con más del 40% de la producción total, seguida de Andalucía y Castilla la Mancha. Hay que destacar la caída de rendimientos en Andalucía y Castilla La Mancha.

Según los datos de Eurostat, el valor estimado de la producción de los granos oleaginosos en la UE durante la campaña de 2015 no superó los 300 millones de euros, lo que supone un 8% menos que en 2014, representando el 0,67% sobre el valor de la producción final de la rama agraria y el 1,13% sobre el valor de la producción final vegetal. La producción española de semillas oleaginosas representa aproximadamente el 4% de la producción comunitaria, con cuotas en torno al 10% para el girasol y 0,4% para la colza.

En España, según los datos provisionales de la Dirección General de Aduanas, durante la campaña 2015/2016 las importaciones de oleaginosas, en forma de semillas y tortas de girasol, soja y colza, crecieron un 9% sobre la media de las últimas cinco campañas, hasta 7,5 Mt.

– OBJETIVOS

1º. Promover soluciones para modernizar el cultivo de oleaginosas, identificar los problemas y ventajas que se producirán en el cultivo a la hora de implantar tecnologías nuevas presentes en el mercado pero con difícil acceso por el sector primario (agricultores) debido a su alto coste, de tal forma que permitan mejorar la productividad y calidad del cultivo de forma sostenible, aumentar su competitividad y supongan un valor añadido a la cadena agroalimentaria.

En este caso el desarrollo del proyecto plantea reunir a todos los actores relacionados con la producción y transformación del producto permitiendo desarrollar información útil relacionada con el manejo del cultivo con tecnología de vanguardia.

Para centrar este objetivo de forma precisa se llevaran a cabo líneas de trabajo bien definidas que servirán para la definición posterior del proyecto como serian:

– Valoración de tecnología de siembra variable mediante posicionamiento GPS en función de monitoreo del terreno y creación de mapas con prescripciones de siembra.

– Valoración de tecnología de abonado variable mediante posicionamiento GPS en función de monitoreo del terreno y creación de mapas con prescripciones de abonado.

– Valoración de nuevas técnicas en microbiología aplicada a los cultivos de oleaginosas.

– Valoración de nuevas técnicas de monitoreo del agua en el suelo para gestión eficiente del riego.

2º. Se elaboraran distintos informes agrupados en la agronomía de cultivo y el procesado industrial donde se evaluará toda la información existente desde el punto de vista científico y experimental en campo, relacionados con las oleaginosas y otros cultivos herbáceos estudiando las soluciones que se han desarrollado para estos cultivos y poder evaluar su posible adaptación al cultivo de oleaginosas para definir un proyecto con las tecnologías más vanguardistas que de cómo resultado su modernización.

3º. Posteriormente se establecerá un campo de experimentación nacional donde se puede testear las distintas estrategias, hipótesis y sistemas de manejo del cultivo, para poder analizar como las nuevas tecnologías consideradas agricultura de precisión pueden apoyar la modernización de estos cultivos y adaptarlos a la mejora de la productividad y calidad permitiendo una mayor rentabilidad y un aumento de la superficie en toda las comunidades autónomas.

4º. Desarrollar un itinerario técnico de las culturas definiendo los factores de éxito.

5º. Como último paso se deberá realizar un proceso de transferencia tecnológica exhaustivo para que el proyecto tenga la repercusión que necesitan todos los integrantes del proyecto.

– TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA

Durante la conformación del Grupo Operativo, se van a llevar a cabo una serie de acciones de difusión y comunicación para dar a conocer el Grupo Operativo y sensibilizar acerca de la problemática sobre la que dicho Grupo quiere trabajar, así como para dar a conocer el futuro proyecto de innovación e involucrar a entidades y personas interesadas en el mismo.

En el siguiente vídeo de Tierras-Congresos, Miguel Gutiérrez (SOVENA) explica las claves del proyecto OLEOPRECISIÓN 4.0

¿TIENE FUTURO EL GIRASOL?: OLEOPRECISIÓN 4.0

JORNADA TIERRAS-ACOR. La agricultura de precisión marcará los nuevos rumbos para el futuro del cultivo del girasol. Miguel Gutierrez de ASOVENA Oilseeds cuenta en esta entrevista los objetivos del proyecto OLEOPRECISIÓN 4.0, pensado para resolver con herramientas digitales el futuro del cultivo del girasol y otras oleaginosas.DI QUE TE GUSTA NUESTRA PÁGINA TIERRAS CONGRESOS#tierrascongresos

Publicada por Tierras Congresos en Martes, 24 de julio de 2018

“En un futuro muy próximo, la agricultura será de precisión o no será una agricultura rentable y sostenible”

JOSÉ ANTONIO MARTÍNEZ CASASNOVAS

Profesor de Sistemas de Información Geográfica, Teledetección y Agricultura de Precisión en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria de la Universidad de Lleida

 TIERRAS.- ¿Cómo definiría a la Agricultura de Precisión (AP) y en qué se diferencia de la denominada agricultura inteligente o Smart Farming?

JOSÉ A. MARTÍNEZ.- La Agricultura de Precisión es el nuevo paradigma tecnológico de la agricultura, que comenzó su andadura hace algo más de unos 25 años pero que está tomando un gran auge y expansión en los últimos 5 años. Esta nueva forma de concebir la agricultura está aquí para quedarse. En un futuro muy próximo, la agricultura será de precisión o no será la agricultura de la que se espere una rentabilidad económica o que sea sostenible.

¿Qué significa que la agricultura sea de precisión? Significa adoptar estrategias de manejo de los suelos, de los cultivos y de los insumos, que estén orientados a obtener un mayor rendimiento y mejor calidad minimizando el impacto ambiental, aportando los insumos necesarios, en los sitios de la parcela requeridos y en el momento oportuno. Para ello debemos conocer cómo varía el potencial productivo de cada punto de la parcela, ya que no suele ser homogéneo.

Así, la AP utiliza tecnologías de sensores y de la información geográfica para obtener y analizar datos sobre la variabilidad del cultivo y de los factores de producción, con el objeto de mejorar el diagnóstico, la toma de decisiones y la eficiencia en el uso de insumos. Una vez conocemos esta variabilidad tenemos que tomar decisiones sobre qué hacer en cada sitio de la parcela y aplicarlo mediante las tecnologías de tratamiento variable, de manera que cada sitio de la parcela reciba su dosis adecuada (fertilizantes, pesticidas, agua de riego, etc.) en función del potencial de rendimiento, vigor o calidad del cultivo.

En cuanto a la diferencia de términos entre Agricultura de Precisión y Smart Farming, algunos opinan que son términos similares. Así, Smart Farming sería lo mismo que AP, pero con un término más fácil de comparar con otros similares como las Smart Cities, Smart Buildings, Smart Health, etc. Para otros, sin embargo, el término Smart Farming sería un paraguas más amplio que englobaría lo que entendemos como AP, incluyendo además otras tecnologías aplicadas a la agricultura como la Internet de las Cosas, redes Wireless, sistemas Big Data, drones, robots, etc.

TI.- Con la aparición de los drones, los sensores, las cámaras, los satélites… ¿Está empezando a cambiar el concepto de maquinaria agrícola tal y como lo conocíamos? ¿Existe en España una necesidad real de aplicar estos nuevos conceptos en la actividad agraria?

J.A.M.- Realmente esto es así. En los coches, la incorporación de sensores como los receptores de GPS nos permite desde hace ya unos años usar los navegadores. Más recientemente, otros sensores como los de ultrasonidos o los de detección electromagnética nos ayudan a aparcar. En la maquinaria agrícola es lo mismo, pero enfocado por ejemplo al autoguiado, al peso georreferenciado de la cosecha, a la siembra o tratamiento variable en base a mapas de prescripción basados en el vigor del cultivo calculado a partir de imágenes, a la detección y tratamiento de malas hierbas en tiempo real, etc.

En España existe la necesidad de implementar estos conceptos en la actividad agraria, ya no solamente para mejorar el rendimiento de los cultivos y obtener mayores beneficios, sino también para ser más respetuoso con el medio ambiente.  En otros países como en Estados Unidos o Australia se estima que entre el 20% y 80% de las explotaciones agrícolas utiliza algún tipo de tecnología relacionada con la AP. En Europa, sin embargo, este porcentaje como máximo alcanza el 20%. No obstante, el gran salto en Europa (y en España por tanto también), puede que venga en un futuro muy próximo de la mano de nuevas políticas medioambientales, que exijan planes de tratamiento diferencial de las parcelas de acuerdo a su potencial productivo. De esta forma, se podrá llegar a exigir que la fertilización, el aporte de agua de riego, o también los tratamientos fitosanitarios sea lo necesario para cada sitio de la parcela. Todo llegará, y en este momento no estamos ya tan lejos, ya que la tecnología para hacer esto posible, tanto de aplicación como de control, está disponible.

Extracto de una entrevista publicada en el nº 264 de la revista Tierras-Agricultura que analiza a fondo el desarrollo y las perspectivas de la agricultura digital y de precisión en España.

La agricultura española mantiene el consumo de agua pero incrementa los regadíos tecnificados que incorporan nuevas tecnologías

La agricultura española utilizó 14.949 hectómetros cúbicos (hm3) de agua para regadío en 2016, una cifra similar a la de 2015, pero con un aumento del uso de riego tecnificado, que resulta más eficiente y admite el uso de sistemas de control digitalizados, como son las técnicas de goteo y aspersión, en detrimento del tradicional riego por gravedad.
Así se desprende de la Encuesta sobre el uso del agua en el sector agrario (Euasa) relativa al año 2016, difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que sitúa a Andalucía como la primera comunidad en consumo de agua de riego y a La Rioja como región que más redujo el volumen respecto a 2015.
El 39,4 % del agua de riego -5.890 hm3, un 2,6 % más que un año antes- se distribuyó por sistemas de goteo, frente al 33,2 % correspondiente a regadío por gravedad (4.967 hm3, -4,5 %) y el 27,4 % con técnicas de aspersión (4.089 hm3, +2,2 %).
Andalucía es la comunidad con más volumen de agua para regar a través de sistemas de goteo (2.792 hm3); Castilla y León, la que canaliza más agua de uso agrícola gracias a la aspersión (1.251 hm3), y Aragón, la que encabeza el regadío por gravedad (949 hm3).
Los herbáceos, que agrupan cereales, leguminosas, arroz, maíz y cultivos forrajeros, fue la categoría que más agua necesitó (8.323 hm3, un 0,9 % más que en 2015), seguida de la de frutales (2.443 hm3, -3,6 %); patatas y hortalizas (1.668 hm3, +11,4 %), olivar y viñedo (1.185 hm3, -11 %) y “otros” (1.327 hm3, -0,3 %).
El 75 % por ciento del volumen de agua disponible para el riego fue de origen superficial, frente al 23,1 % de origen subterráneo y el 1,9 % procedente de plantas desalinizadoras y depuradoras.
Andalucía, que encabeza el consumo de agua para regadío (4.086 hm3), lo redujo un 3,1% en 2016, un porcentaje que se situó en el -25,6% para La Rioja, que con 167 hm3 se fue una de las regiones con menor consumo y con mayor recorte en volumen utilizado.
Aragón ocupa el segundo puesto en cuanto a uso de agua de riego (2.032 hm3, +0,7%), por delante de Castilla y León (2.008 hm3, -7,7%); Castilla-La Mancha (1.655 hm3, +14,5%), Extremadura (1.577 hm3, +7,7%); Comunidad Valenciana (1.234 hm3, +1,4%); Cataluña (993 hm3, +5,4%) y Región de Murcia (531 hm3, -2,4%).
Los últimos puestos corresponden a la agricultura en regadío de Navarra (392 hm3, -2,3%), La Rioja (167 hm3, -25%) y el ‘resto de comunidades autónomas’ (268 hm3, -7,9%).
El 56 % del consumo de agua agrícola en Cataluña se realizaba en 2016 con el tradicional regadío por gravedad, un porcentaje que se fijó en el 52% en la Comunidad Valenciana, el 48 % en Navarra, el 47 % en Aragón, el 44 % en Extremadura, el 38% en La Rioja y el 34% en Castilla y León.
Por debajo de la media de España (33%) en cuanto a volumen de agua para el riego por gravedad se encuentran Andalucía (23%), ‘resto de comunidades’ (21%), Región de Murcia (16%) y Castilla-La Mancha (8%).
El INE ha contado para la Euasa del ejercicio 2016 con información de 557 comunidades de regantes, según su nota metodológic

Velasco (Asebio): Biotecnología es mucho más que transgénicos y beneficia a todos los cultivos

Anabel Pascual
El consumidor y los reguladores en la Unión Europea (UE) “tienen miedo” al concepto de la biotecnología, porque “se asocia al término transgénico, al transgénico agrícola”, pero “la biotecnología es mucho más”.
Así lo asegura en una entrevista con Efeagro el representante de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio) en el Observatorio de la Estrategia Nacional de Bioeconomía, Javier Velasco, quien subraya que, en Europa, estos asuntos tocan más la fibra emocional que la racional, y hoy en día hay un marco regulatorio restrictivo para estas empresas.
Velasco recuerda que, por ejemplo, los sistemas de control de autenticidad (evita adulteraciones o fraudes en alimentos) o el desarrollo de nuevos productos para agricultura (biopesticidas) o agroalimentación (bebidas fermentados por un microorganismo) son tecnologías biotecnológicas “en absoluto transgénicas”.
Según explica, son técnicas que proceden de un cultivo de microorganismo o de un microorganismo completo, pero “por la percepción de riesgo que hay alrededor de la biotecnología en la alimentación se mete todo en el mismo saco, y eso es un problema”.
Las empresas biotecnológicas sienten que “las trabas regulatorias son muy importantes” y que la normativa europea sobre aprobación de nuevos ingredientes “cambia constantemente”.
Por ejemplo, el 1 de enero entró en vigor una norma europea sobre nuevos ingredientes para alimentación y “ahora mismo hay una indefinición y confusión enorme en el sector sobre qué se puede hacer y qué no”.
Y esto “lógicamente mina las decisiones de inversión y desarrollo de las empresas. Cuando hay incertidumbre muchas veces se decide esperar hasta ver (qué ocurre) y eso no es bueno para un sector industrial”, añade Velasco.
A su juicio, y desde el punto de vista de las empresas, se debería hacer una “revisión completa” de por qué el método que se ha utilizado para generar un microorganismo mejorado determina la regulación final, y no el producto resultante”.
Es decir, si un microorganismo o el compuesto “es seguro, sin efectos secundarios, no debería ser tan importante el cómo se ha generado”; lo que debe ser “totalmente seguro” es el producto final que llega al consumidor, defiende.
Velasco, también coordinador del grupo de trabajo de Comunicación de Asebio, entona parte del “mea culpa” de por qué ese “miedo en la opinión pública”, y a futuro harán un mayor esfuerzo de explicación y de divulgación para disiparlo, ya que, desde un punto de vista técnico-científico, “no tiene ningún sentido”.
Las empresas del sector biotecnológico “tenemos que hacer un esfuerzo mayor por explicar mejor los controles que tienen estos procesos” e informar “cómo se hacen las cosas, qué cantidad de controles hay detrás…” para quitar “ese miedo” en los usuarios, que se “contagia a los reguladores”.
De hecho, hace hincapié en que, por ejemplo para agricultura ecológica, se generan bioestimulantes y biopesticidas, que son microorganismos naturales, sin modificación.
En este caso, se aislan los microorganismos de la naturaleza, se producen en un ambiente controlado y se añaden al campo para restaurar el equilibrio ecológico del suelo.
“Se trata de un tipo de biotecnología en la que las herramientas que se usan son más clásicas”, pero también es biotecnología, “perfectamente aceptable para la agricultura ecológica”.
Velasco recuerda que la limitación normativa afecta a las empresas biotecnológicas europeas frente a sus competidores estadounidenses o chinos.
Sin embargo, “la tecnología viaja bien”, en referencia al desarrollo de tecnología novedosa de empresas comunitarias que no pueden vender en Europa, pero sí en Estados Unidos, al final “buscan su mejor mercado”.

La cabina del tractor del futuro estará superconectada y trabajará con apoyo de drones

La cabina es el puesto de mando del tractor y el lugar donde el agricultor pasa cada año miles de horas para desarrollar diferentes tareas, sea invierno o verano, sea de día o de noche…

Por eso, su diseño acapara la atención de todos los grandes fabricantes de maquinaria agrícola del mundo, que trabajan en su desarrollo apoyados cada día más por empresas especializadas que les complementan en aspectos tan diversos como la ergonomía, la seguridad, la incorporación de nuevas herramientas como la visión artificial o la realidad virtual, la integración de pantallas, sensores, mandos tipo joystick e incluso proyecciones 3D u holográficas… Todo ello con el objetivo fundamental de convertirla en un espacio cada vez más saludable y eficiente, desde el que gestionar toda la información y controlar todas las tareas.

Esa externalización del diseño y la construcción de las cabinas, en manos de empresas super-especializadas en cada una de las herramientas que se incorporando, ha llevado a que un grupo de empresas europeas haya trabajado en un proyecto piloto para diseñar la cabina del futuro, la CAB Inteligente o SMART-CAB, que se presentó como novedad en la última edición de la feria alemana Agritechnica y que a lo largo del año 2018 podrá verse en otras ferias especializadas de primera línea dentro del agrario.

El prototipo de la cabina del futuro es una propuesta del CAB Concept Cluster, una asociación de colaboración de 13 fabricantes que han pretendido integrar en ella todas las innovaciones disponibles en cada una de las áreas de trabajo que se desarrollan desde la cabina. Cada miembro se centró en su especialidad y aseguran que todo está listo para la producción en masa tan pronto como cualquier fabricante lo requiera.

Entre las muchas novedades que pueden destacarse de este prototipo, vamos a hacer una lista con los aspectos más llamativos e innovadores:

Asiento de confort y sin volante.  Incorpora un lujoso asiento de masaje y con control climático, y sin volante. Los diseñadores creen que un volante y una columna de dirección habitual cierran la vista de la alimentación y lo han sustituido por una perilla giratoria en el reposabrazos izquierdo. El volante es obligatorio para circular por carreteras todavía, pero esperan que pronto deje de exigirse.

Smartphone y drone. La nueva cabina está llena de

pantallas táctiles para que el operador maneje diferentes funciones o para reflejar la visión de distintas cámaras.

Climatización total. Es un aspecto al que en el prototipo se le presta una atención especial. El clima interior en cuanto a humedad, temperatura, polvo… se puede gestionar en 3 lugares, mediante una pantalla.

La conectividad es prioritaria. En un futuro en que la agricultura digital y el manejo de millones de datos en tiempo real es la prioridad, la conectividad se ha convertido en un aspecto fundamental: el teléfono inteligente, los drones, la nube como centro de almacenamiento y la maquinaria auxiliar están todos conectados entre sí en tiempo real en esta cabina del futuro. Los diseñadores creen que un dron sobrevolará continuamente la cabina en un futuro próximo, lo que permitirá reconocer peligros y dará una visión amplia alrededor de la maquina.

Luz eficiente e inteligente. Una pequeña cámara mira constantemente al conductor y reconoce el movimiento de sus pupilas para dirigir la iluminación con mayor intensidad hacia ese punto. Las luces siguen el movimiento de las pupilas. Además, un sensor mide el reflejo de la luz y reduce las bombillas LED para no deslumbrar el conductor de un vehículo que se aproxima o cuando se está descargando material. Cada luz se enciende y apaga individualmente, e incluso pueden utilizarse como sistema de comunicación proyectando advertencias en el suelo para cualquier vehículo que viaje a su lado.

AGRODRONE. El uso de los drones en la agricultura avanza a pasos agigantados

LA AGRICULTURA DIGITAL.- ¿Qué es AGRODRONE?

AGRODRONE.- Es una empresa especializada en Agricultura de Precisión, hecha por agricultores y para agricultores, que utiliza las nuevas tecnologías para dar recomendaciones en el manejo de los cultivos, ahorrando costes, tanto económicos, como medioambientales.

L.A.D.- ¿Qué evolución tecnológica han experimentado los drones desde su aparición en el mercado y qué pueden aportar al sector agrario actualmente?

AGRODRONE.- La mejora ha sido y es a pasos agigantados, hemos pasado de usar drones que precisaban de ordenadores, mandos a distancia complejos y caros, trípodes para portar antenas… a drones que se gestionan con un teléfono móvil de manera muy sencilla e intuitiva. Los drones deben ser entendidos como herramientas que complementan el trabajo del técnico-agricultor, aportando informaciones muy útiles mediante el uso de sensores, pero que deben complementar un conocimiento agronómico sólido por parte de la persona que los utiliza.

L.A.D.- ¿El dron puede reemplazar a la maquinaria agrícola convencional en determinadas tareas, como por ejemplo la aplicación de fertilizantes o fitosanitarios?

AGRODRONE.- Si la normativa lo permite sí; todos conocemos el perjudicial efecto de la suela de labor sobre el cultivo derivada de la aplicación de tratamientos fitosanitarios y fertilizantes. Todo lo que permita aplicar tratamientos sin impacto sobre el cultivo y el suelo es un gran avance.

L.A.D.- ¿Qué inversión media supone la adquisición de un dron para fines agrícolas? ¿Qué ventajas tiene el ‘alquiler’ de estos equipos a empresas especialistas en esta tecnología? 

AGRODRONE.- La inversión varía en función de las necesidades de cada uno, podemos encontrar drones que van desde los 1.000 euros a los 25.000, en función de la autonomía y sensores que porte dicho dron. Los equipos más económicos suelen presentar problemas de autonomía y portar sensores muy limitados en cuanto a funcionalidades aplicadas al campo. Por el contrario, los equipos más costosos suelen aportar un volumen de información muy amplio y difícil de gestionar por un usuario no experto. La ventaja de subcontratar una empresa especializada aúna minimizar el coste de inversión en tecnología, y obtener la mayor información que quede plasmada en recomendaciones que se traduzcan en un retorno de la inversión.

L.A.D.- ¿En qué cultivos puede desarrollarse con mayor intensidad el potencial de los drones en agricultura?

AGRODRONE.- Cualquier cultivo es susceptible, pero aquellos cultivos más tecnificados, donde obtener la información más adecuada en el momento más oportuno suponga la diferencia entre el éxito o el fracaso, son los más idóneos.

L.A.D.- Dentro de la Agricultura de Precisión, ¿Qué importancia han adquirido las imágenes que suministran los satélites y para qué se utilizan?

AGRODRONE.- La importancia ha sido muy impactante, existe información y plataformas gratuitas que ponen a disposición del usuario una visión general de sus superficies de cultivo. Saber interpretar y sacarle partido a las mismas es el verdadero reto.

L.A.D.- Desde AGRODRONE se ofrece también la posibilidad de captar información a través de sensores de suelo… ¿Qué tipo de datos facilitan estos dispositivos y para qué sirven?

AGRODRONE.- Realizamos un escáner del suelo, que es la base del cultivo. Una vez estudiado y analizado el suelo, podemos plantear sistemas de riego más eficaces (los suelos arcillosos se riegan y fertilizan juntos, y de manera diferente a los suelos arenosos). También utilizamos esta información para aplicar fertilización y siembra variable mediante el uso de maquinaria de precisión, que permita importar la información que generamos.

foto: Sensor de suelo

REVOLUCIÓN DIGITAL EN EL CAMPO. TIERRAS E INEA organizan una Jornada sobre las Herramientas de la Agricultura Digital

FIMA 2018, una exhibición real de los numerosos avances que ofrece la agricultura digital

Todas las empresas de maquinaria, equipos y servicios al sector agrario han hecho de la última edición de FIMA 2018 un escaparate de la agricultura del futuro, en la que la gestión digital de la información y de la toma de decisiones van a ir marcando la diferencia.

Está llegando una nueva agricultura, una nueva forma de trabajar el campo día a día a la hora de preparar el suelo, de elegir la semilla, de fertilizar, de regar, de proteger los cultivos y erradicar las malas hierbas…

FIMA 2018 expuso la mejor maquinaria de última generación, que incluye ofertas tan variadas como arados que funcionan guiados con GPS, sensores para la transmisión de los datos de trabajo desde la propia rueda, dispositivos de limpieza automática para máquinas agrícolas, drones, realidad virtual o tractores autónomos que funcionan sin conductor cualquier día y a cualquier hora… por poner solo algunos ejemplos.

Puede parecer todavía ciencia ficción visto desde muchas explotaciones o desde el día a día de muchos agricultores, pero todos estos nuevos equipos y nuevos sistemas de trabajo formaron parte de la oferta que se expuso en FIMA 2018.

Y son una realidad que ocupa el centro de la agenda de trabajo para la preparación de la FIMA 2020, en la que el equipo de gestión de la Feria de Zaragoza, los responsables de las principales asociaciones de maquinaria como ANSEMAT o FEMAC, y cada uno de los grandes grupos de maquinaria, equipos y servicios están ya trabajando para llenar de nuevo los pabellones con una muestra de los avances que nos esperan y sobre los que se irá construyendo día a día la agricultura del futuro.

Todos lo estamos esperando, con ganas…

 

LA FIMA MÁS DIGITAL. UN RESUMEN DE FIMA 2018

TODO EL POTENCIAL DE LA AGRICULTURA DIGITAL. Todas las empresas de maquinaria, equipos y servicios al sector agrario han hecho de la última edición de 2018 un escaparate de la agricultura del futuro, en la que la gestión digital de la información y de la toma de decisiones marcarán la diferencia. Está llegando una nueva agricultura, una nueva forma de trabajar el campo día a día a la hora de preparar el suelo, de elegir la semilla, de fertilizar, de regar, de proteger los cultivos y erradicar las malas hierbas… No te lo pierdas, es tu futuro. ESTAMOS PREPARANDO UNA NUEVA WEB DONDE TE LO IREMOS CONTANDO#tierrascongresosDI QUE TE GUSTA NUESTRA PÁGINA TIERRAS CONGRESOS

Publicada por Tierras Congresos en Domingo, 22 de julio de 2018

Las nuevas tecnologías mejoran la tramitación y los controles de la contratación y de los siniestros en los seguros agrarios

CONTRATAR ES MÁS FÁCIL Y SE COBRA MÁS RÁPIDO

AGROSEGURO es una empresa formada por  23 compañías aseguradoras y se encarga de gestionar el seguro Agrario Español, subvencionado por el Ministerio de Agricultura y las CCAA. Esta gestión comprende el diseño de las líneas de seguro, gestionar la contratación, tasación y pago de indemnizaciones a nivel nacional.

Dentro de la revolución digital que está viviendo la actividad agraria actualmente, el sector de los seguros agrarios no es ajeno a esta transformación. Recientemente, AGROSEGURO ha desarrollado una nueva herramienta basada en un visor GIS que facilita el seguimiento de las tasaciones al tiempo que aumenta su “calidad”. LA AGRICULTURA DIGITAL ha analizado en la siguiente entrevista con el Departamento de Nuevas Tecnologías de AGROSEGURO, las nuevas posibilidades que abren las herramientas digitales en el sector de los seguros agrarios.

LA AGRICULTURA DIGITAL.- ¿A qué nivel están utilizándose las nuevas tecnologías en el sector de los seguros agrarios?

AGROSEGURO.- El Plan Estratégico de AGROSEGURO recoge las actuaciones necesarias para adaptar la gestión y los procesos a los requerimientos del entorno cambiante, donde la apuesta por la utilización de las nuevas tecnologías es fundamental. Un ejemplo de los pasos que se están realizando en lo que respecta a la estrategia digital son:

  • El desarrollo de los servicios web, tanto en la contratación como en la declaración y tramitación de siniestros.
  • APP para solicitar la retirada de animales muertos en la explotación.
  • Portal del Asegurado, su actualización y mejora de la información que se suministra en el actual.
  • Visor GIS corporativo, una nueva aplicación informática disponible tanto en formato web como móvil, que permite realizar un seguimiento prácticamente en tiempo real de las tasaciones agrícolas de forma visual, ágil y sencilla.
  • Utilización de Tablet en las tasaciones.

L.A.D.- ¿Cuáles son los dispositivos, sistemas o soportes más empleados? ¿En qué áreas de trabajo tienen una mayor presencia?

pie de foto 2
pie de foto

AGROSEGURO.- Como dispositivos más utilizados, cabe destacar las Tablet, los Smartphone y los portátiles.

Con estos soportes se trabaja tanto en procesos relacionados con la contratación como con la peritación y tasación de los daños. En ambos casos los objetivos son ofrecer un mejor servicio al cliente, aprovechar todos los canales de interacción con los asegurados, que los agricultores y ganaderos contacten con Agroseguro desde cualquier lugar y en cualquier momento, así como avanzar en la digitalización de los procesos.

 L.A.D.- ¿Qué ventajas aporta el uso de drones en la actividad relacionada con los seguros agrarios?

AGROSEGURO.- Actualmente se está estudiando su aplicación en los procesos de peritación con un objetivo claro:

conseguir una mayor eficiencia al realizarse la tasación de los daños, puesto que la aplicación de esta tecnología puede aportar las condiciones necesarias para que la valoración de los daños se realice de una forma más ágil, rápida, mejore el conocimiento de la explotación y por tanto se ofrezca un mejor servicio al asegurado. Es evidente que es una herramienta más de apoyo a la tasación, no pudiéndose prescindir de la actuación del perito.


L.A.D.- Asimismo, las aplicaciones específicas para la georeferencia de parcelas, ¿Cómo funcionan y qué mejoras han introducido en el sistema?

AGROSEGURO.- La nueva aplicación GIS de AGROSEGURO, tanto en formato web como móvil, permite realizar un seguimiento prácticamente en tiempo real de las tasaciones agrícolas, de forma visual, ágil y sencilla, y supone una mejora significativa en el proceso de control de la calidad de los trabajos. Esta aplicación facilita la detección de valores anómalos mediante la comparación de los resultados de las tasaciones individuales en zonas homogéneas.

Esta herramienta facilita la obtención de informes de tasaciones en formatos de visualización avanzada que mejoran la gestión de la información, la toma de decisiones y permiten realizar un seguimiento prácticamente en tiempo real de las tasaciones agrícolas.

Aunque el uso de tecnologías geoespaciales ha sido siempre uno de los pilares de la plataforma informática de AGROSEGURO, esta aplicación constituye un hito significativo en el proceso de innovación tecnológica de la Agrupación, para la que el desarrollo de los sistemas de información geográfica continuará siendo uno de los ejes prioritarios de su estrategia digital en los próximos años.

La presión social y la normativa europea sobre gestión del agua imponen la digitalización de los regadíos

La digitalización de la agricultura es una realidad cada vez más presente en el trabajo cotidiano de la mayoría de los agricultores. El uso de programas informáticos, la instalación de equipos destinados a recoger datos sobre el terreno en tiempo real y la transferencia de información entre máquinas y ordenadores u otros soportes, es una realidad cada día más frecuente, con el objetivo de conseguir una mayor eficiencia en los trabajos relacionados con la agricultura, optimizando el consumo de los insumos necesarios para llevarlos a cabo.

Además, los organismos europeos son cada vez más exigentes en todo lo relacionado con la optimización de la producción agrícola, con el cuidado del medio ambiente y con la salud de los consumidores, fijando en cada reforma requisitos más estrictos a través de la condicionalidad de la PAC, y promoviendo el uso de herramientas innovadoras que ayuden a cumplirlos, lo que abre grandes expectativas para la llamada agricultura de precisión y para el uso de herramientas digitales.

Dentro de las actividades de la agricultura, el regadío es una de las tareas más complejas y supone uno de los costes más importantes en cualquier explotación. Por eso y porque la Unión Europea está muy pendiente del ahorro/consumo de agua en España, de las emisiones de CO2 de la agricultura y del cuidado del medio ambiente, es especialmente necesario aplicar esa digitalización al regadío, porque será el camino que permita optimizar y gestionar de una manera más eficiente el uso y el consumo del agua, de acuerdo a las necesidades de los cultivos, a la disponibilidad de agua y a las condiciones meteorológicas y de las parcelas de cultivo.

Como ejemplo de que la digitalización del riego es ya una realidad que se va imponiendo en el trabajo diario del campo, vamos a ir presentando en los próximos meses en esta página de forma más sucinta y en la revista TIERRAS con mayor detalle una serie de experiencias de trabajo en explotaciones de cultivos extensivos, ofreciendo un amplio detalle del trabajo que se hace y del equipamiento que se utiliza.